Los auditores del Barça podrían acelerar o retrasar la renovación de Messi


"Lo del límite salarial es un puro tecnicismo, dificilísimo pero un tecnicismo. El mayor problema que tiene el Barça, que tiene Joan Laporta y Leo Messi, o su padre, Jorge Horacio, o sus asesores, que han cambiado repetidamente precisamente por los muchos líos que ha tenido la estrella argentina con sus cuentas, es que han estado anunciando un acuerdo que ellos mismos saben, como se está demostrando, que tiene una difícil solución, por no decir que es casi imposible de cumplir”.

Dos expertos en la materia, uno de ellos asesor fiscal de varios futbolistas de Primera División, han mostrado su sorpresa y perplejidad por el hecho de que, después de tantas promesas por parte del presidente e, incluso, del propio jugador, que desde que salió elegido Laporta ha dado a entender que renovaría por el Barça, el contrato siga en el aire y la estrella azulgrana continúe arriesgándose a sufrir una lesión jugando, sin contrato, con Argentina.

Una plantilla millonaria

“No existe el ‘problema Messi’, existe el ‘problema masa salarial’, es decir, existe el dilema de que la plantilla del Barça es la que más dinero cobra de todas las ligas europeas, ese es el problema en tiempos de pandemia y, sobre todo, en el momento de cuadrar los números y conseguir que el considerado mejor jugador del mundo, pese a rebajarse la ficha, continúe ganando una cantidad escandalosa, que muchos creen justa, pero que, añadida a lo que ganan los demás, con contratos blindados y perfectamente legales, convierten la situación en dramática”, señala el abogado fiscalista.


Es evidente que los problemas son varios. Uno, lo que va a cobrar Messi, que aunque no sean los 138 millones de euros brutos de su último contrato mostrado por el diario 'El Mundo', ya caducado, es una auténtica losa. Dos, lo que ganan el resto de ‘vacas sagradas’, a las que se intenta convencer de reducir su ficha, diferir sus pagos o romper el contrato actual y hacer otro menor pero por más años. Tres, el paquete total debe adaptarse al límite salarial de LaLiga, que, en boca de su presidente Javier Tebas, ya ha dicho que no piensa hacer excepción alguna. Y, cuatro, cómo puede cobrar Messi, estando ya jugando en EEUU a partir del 2023, lo que el Barça continuaría pagándole en caso de diferir tan grandiosas cantidades sin vestir de azulgrana.

El papel de los auditores

No hay que olvidar que Hacienda, que ya pactó con los Messi, que reconocieron fraude fiscal, no le quita el ojo de encima a la estrella argentina y, sin duda, una nueva inspección podría suponer algo más que una multa enorme, es decir, la posibilidad de que, esta vez sí, la estrella azulgrana pudiese ingresar en prisión. Es por ello que los asesores de ‘la Pulga’ están mirando con lupa cómo es, cómo está redactado, cómo se pacta y cómo se resuelve la millonaria retribución de su cliente.

“De lo que no está hablando nadie, porque es un tema delicadísimo, es del desarrollo de la sofisticada y complicada ‘due diligence’ que ha ordenado hacer Laporta y que no es una, sino cuatro ‘due diligence’, pues abarca varios sectores del club. El punto clave que afecta más directamente, no solo al contrato y negociación con Messi sino al resto de jugadores que tienen enormes fichas, es saber si los auditores del club se van a tragar el sapo de permitir calificar como retribución los ejercicios diferidos en los años 2023, 2024 o 2025, por citar unos ejemplos, de cada futbolista. Si se tragan ese sapo, entonces sí podrían lograr que bajase el límite salarial”, señala uno de los expertos consultados.


Los dos expertos consultados insisten en algo que, al parecer, no ha generado preocupación alguna ni en el seno del Barça ni en la familia Messi, cuya estrella, sin duda, debe tener contrato un seguro personal brutal. Y es que, después de tanta palabrería y buenas intenciones, ‘la Pulga’ esté arriesgando su carrera deportiva jugando, sin contrato, la Copa América con Argentina, corriendo el riesgo, por ejemplo, de sufrir una grave lesión como la que acaba de padecer la estrella de la selección italiana, Leonardo Spinazzola, que ayer fue operado de la rotura del tendón de Aquiles, en Finlandia, y estará seis meses de baja.

La cuadratura del círculo

Los expertos consultados entienden que hay fórmulas retributivas que podrían aunar los intereses de las dos partes, bueno, de todas las partes, incluyendo un montón de jugadores de la plantilla azulgrana. Fórmulas que cumplirían perfectamente con la norma legal y los requisitos de LaLiga. Es evidente que, a juzgar por estas dos fuentes consultadas, el Barça debe estar pensando, muy en serio, en esos nuevos productos si quiere resolver el ‘problema Messi’ y lo que ahora se asemeja más a la cuadratura del círculo.

Es difícil, muy difícil, según estos dos expertos, que el Barça pueda cuadrar sus números para, no solo conseguir la aceptación de una sustancial rebaja de las fichas de las ‘vacas sagradas’ (Piqué, Alba,Busquets, Coutinho, Dembélé o Griezmann, entre otros muchos), sino llegar también a una fórmula para poder pagar la aún enorme cantidad de millones que debería darle a Messi para que renovase.

Sin tratar de justificar el lío en el que se encuentra metida la plana mayor deportiva del Barça, integrada por Joan Laporta, Rafa Yuste, Mateo Alemany, Jordi Cruyff, Ramon Planes y, por supuesto, el nuevo CEO Ferran Reverter y las enormes dificultades que atraviesan para lograr equilibrar las nóminas de su millonaria plantilla, lo cierto es que estos dos veteranos expertos en intervenir en todo tipo de negociaciones y contratos coinciden en señalar, aunque eso no significa justificación alguna para la tardanza en resolver los problemas, que “la nueva junta entró en el club prometiendo demasiadas cosas sin tener ni idea de la situación real en la que se encontraba la entidad”. Y es evidente que está bastante peor de lo imaginado.


Fuente: El Periodico (6 de Julio de 2021)







11 visualizaciones